Este espectáculo también podría titularse “operativo recuerdo”, un operativo que se pone en marcha en un viejo club “social, deportivo y familiar” con el propósito de reunir nuevamente, en ese espacio, como sucedía en otros tiempos, a los vecinos del barrio. Mecha y Estela son las encargadas de ponerlo en marcha a través de la organización de un gran evento. Pero ¿qué hacer, cómo llevarlo a cabo?, ambas protagonistas, peluquera una; modista, la otra; se devanan los sesos buscando un proyecto atractivo, mientras trajinan con hilos, agujas, peines y ruleros, en medio de un cuartito que en el club sirve para arrumbar viejos objetos. Y serán esos mismos objetos en desuso, que portan las huellas de sucesos vividos con alegría en el último festejo de carnaval, los que servirán para desencadenar la imaginación. En escena imágenes y acciones del pasado, aparecen iluminando el presente de los personajes y generando un halo de ternura y emoción.
Un poeta “rescatador de buenos recuerdos” irá abriendo el camino a la memoria, conjurando el olvido y facilitando el reencuentro en el presente, un presente en el que no siempre existen las opciones de la solidaridad ni las posibilidades de compartir colectivamente el pan y la risa.

2005-07-01 · · El Urbanauta