Casos reales, historias comunes de muchas mujeres y un solo cuerpo para resistir. “Changas, conurbanas” se presentará en Salta, el viernes 16 de octubre a las 22 horas en el Salón Auditorium de Belgrano 1342. El unipersonal tiene libro y actuación de Claudia Quiroga, quien le pone el cuerpo a las historias de 6 mujeres: Claudia, Cayetana, Miga, Vivi, Edmunda, Sonia, Blanca y Alicia.

Obra sobre la precaria realidad femenina

Del dúo teatral “Las chicas de blanco”, surge este trabajo con historias de mujeres que realizan trabajos precarios e irregulares, en espera de otro estable. Pago por pequeño servicio. Trabajo precario, inestable y en negro. Incluye aquellas actividades laborales de una duración que no excede el plazo de un mes (habitualmente de baja calificación). Trabajo fuera de horario típico, sin seguro y otras precariedades.

Claudia Quiroga es actriz, docente, autora y directora. La realización de vestuario es de Antonia Tempone y la dirección de Sebastián Vila. La obra llega con el auspicio de CELCIT y la Secretaría de Cultura de la Provincia.

“Changas”, es una obra que habla de la problemática del trabajo irregular como medio de subsistencia y de la inserción de la mujer en esta realidad. Mujeres que por no tener la posibilidad de un trabajo formal y continuo, tienen que recurrir a la changa, al trabajo en negro, informal y siempre incierto, como único medio de subsistencia.

El texto de Changas ha surgido a partir de la observación directa que ha hecho la autora sobre la realidad laboral femenina. Es por esto que muchos de los cuadros que componen la obra están basados en casos reales.

A través del humor trágico, queremos denunciar un problema que siempre ha existido en la Argentina, pero que se ha agudizado a partir de la crisis del 2001, y donde gracias a “la viveza criolla”, nos las hemos ingeniado para urdir nuevas formas de supervivencia.

No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Este axioma persiste como forma, sometimiento y pensamiento, multiplicado en cientos de changas, curros, laburitos y rebusques: remiseras, cobradoras de los bomberos voluntarios, vendedoras ambulantes, modelo vivo, quinieleras, vendedoras de ropa interior y productos de cosmética, fileteadoras de pescado, levantadoras de cosechas, delivery “de lo que venga”, cuidadoras de bebés, chicos, ancianos y perros.

Cayetana, devota de San Cayetano, que ha sabido arreglarse un sueldo cuidando y haciendo la cola para que otros le pidan y agradezcan, por su intermedio, al Santo.

Edmunda, una clown cantante, que intenta cumplir con la obligaciones de SONATA, Pequeña Compañía de Festejos Cantados.

Miga, hay un refrán para cada ocasión.

Blanca, una panadera.

Sonia, una repartidora de volantes y las vicisitudes del trabajo en la calle.

Vivi, una maquilladora de muertos y su forma de vivir la vida.

Alicia, una vigiladora nocturna: la esperanza de un trabajo, casi en blanco, mientras esto no signifique la muerte de nadie.

La puesta en Escena

Todas las mujeres que atraviesan por las distintas situaciones que componen Changas están interpretadas por una sola actriz, quien, para darles vida, va echando mano a los distintos recursos que domina y en los que se ha formado: actuación, clown, títeres, canto y técnicas corporales.

Esta diversidad de elementos usados es también empleada como un meta discurso. Es decir, como una forma de hablar de la inestabilidad del trabajo del actor y de la diversidad de recursos que éste también tiene que utilizar para su inserción laboral.

En la misma línea de esta propuesta, es que el trabajo esta concebido como un espectáculo “de maleta”. Es decir, un espectáculo de pocos elementos escenográficos, que tenga la posibilidad de ser transportado fácilmente y montado en sala o cualquier espacio no convencional. El único elemento escenográfico que está contemplado es una mesa que sirva como plataforma en algunas de las escenas de la obra.

En cuanto al vestuario, la propuesta también apunta a la rápidez y eficacia para los cambios en escena. La idea es reciclar vestuarios que ya se hayan utilizado en otros espectáculos del grupo “Las Chicas de Blanco”, para darles un nuevo uso en Changas, como forma de seguir poniendo en evidencia las mañas y habilidades que se juegan a la hora de pensar en bajos costos y sencillez, para el uso atinado en la puesta en escena.

La palabra cantada será el enlace obligado de las escenas, como devenir propio y no a modo de show. La canción aparece como forma escénica para accionar el texto.

La actriz Claudia Quiroga

La actriz Claudia Quiroga (Argentina) y el director Sebastián Vila (Chile), se conocen en el CELCIT, Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral, a cuenta de sus perfeccionamientos en actuación y dirección que vienen desarrollando en la misma desde hace 3 años con los maestros Juan Carlos Gené y Carlos Ianni. Durante el 2008, comparten escenario como actores, convocados por Carlos Ianni, en Terror y miseria del primer franquismo. Allí es donde consolidan la posibilidad de llevar adelante este proyecto.

Claudia Quiroza es egresada de la Escuela Municipal de Arte Dramático. Profesora Nacional de Expresión Corporal egresada del IUNA.

Coordinadora grupal egresada del Instituto de la Máscara. Se formó en dirección con Lorenzo Quinteros, Ricardo Bartís, Carlos Ianni, Juan Gené; Dramaturgia con Mauricio Kartun; Actuación con Carlos Ianni, Paco Jiménez, Ricardo Bartís, Verónica Oddó, Carlos Palacios, EITAL (México): Omar Grasso, Raúl Serrano, Luis de Tavira, Santiago García; comicidad con Eduardo Calvo, Enrique Federman; Actuación frente a cámaras con Eduardo Milewicz; Teatro de objetos con Norberto Laino, Carlos Martínez, Javier Swevsky; Clown con Merche Ochoa (Barcelona), Violeta Naón, Hernán Gené, Enrique Federman; Canto con Verónica Condomí, Flora unguerman.

Distinción 2005: actriz preseleccionada por el Cirque du Soleil para su próxima producción.2009-10-15 · calchaquimix.com.ar · calchaquimix.com.ar